Payasos: Los Buenos Somos Más

Nos enteramos de sus acechos por medio de
los medios de prensa estadounidenses. Y no pasaron tres meses y ya en Puerto Rico habían comenzado a hacer sus fechorías. ¿De quienes hablo? Los payasos.

Delincuentes que andan por las calles enmascarados, manchando la buena, honesta y noble profesión de aquellos que van a escuelas, hogares, a llevar alegría y diversión; no a dejar a su salida terror y dolor.

No todos los payasos son malos.

Me entristece conocer cómo esta nueva "moda" criminal está impactando, no solo al País en general, sino también a los payasos reales. Aquellos que se preparan con esmero, dedicación, para ahora tener que andar marginados.

"Ya procuro no estar vestida de payasa para ir a lugares cuando salgo de trabajar", fueron las palabras de la Payasita Picabú, nombre de pila Irysbelle Alicea.

"Esto nos está afectando a todos. Fui al supermercado vestida de payasa y la gente mirando a uno, hasta empezaron a decir por intercom 'seguridad ronda preventiva', me sentí tan mal. Le dije a la muchacha de Servicio al Cliente 'acabo de salir de trabajar'".

Payasita Picabú
"Tengo unos colegas que, trabajando de noche en una urbanización, los iban a perseguir pensando que estaba haciendo fechorías. No ha sido fácil. Estoy en gestiones de documentos de identificación y una carpeta profesional con la que tenemos que estar todo el tiempo ahora, bien identificados", me expresó Alicea, a quien conozco desde nuestros años universitarios, una chica que siempre ha disfrutado el llevar alegría a los niños, quien ha buscado cada día pulirse más en su profesión para dar lo mejor de sí donde quiera que vaya.

Con tristeza, mi amiga me contó cómo ahora algunos niños le tienen miedo al verla en su atuendo y maquillaje.

"Una de las niñas, a quien le he hecho varias cumpleaños, ahora me tiene miedo porque no entiende. La mamá me lo escribió por Facebook y me ocasionó mucho dolor".

"Otras cosas que nos han afectado son las casas de terror de Payasos Psicópatas que han levantado en algunos centros comerciales. Estamos haciendo campañas por las redes para que no se auspicie este tipo de eventos que dañan nuestra imagen", añadió.


Aún así, tanto Picabú, como sus colegas, siguen adelante y no se han dejado amedrentar por las acciones de otros. Varios están ofreciendo charlas en las escuelas públicas, junto a la Policía. También, ofrecen entrevistas radiales, en televisión y en prensa escrita sobre el tema.

En busca de llevar el mensaje, la Fundación Payamago Tatin, está convocando a participar en una CAMPAÑA EDUCATIVA, frente a las escalinatas del Capitolio, para dar a conocer que "los buenos somos más". La actividad será el viernes, 28 de octubre de 2016, desde las 2:00 p.m.

¿Mi exhortación, mamás y papás? Hablen con sus peques, ayúdenle a hacer la distinción. Y, ¿pueblo? Respaldemos a nuestros payasos. Recuerden, los buenos somos más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas que cambian con el segundo hijo

Nuestra vida en un cómic: Porque a veces las palabras no bastan