Ser mamá no es un "apaga y vámonos"

Uno pensaría que en estos llamados "tiempos modernos" es socialmente aceptado que quedar encinta no constituye el fin del mundo y candado con llave a la puerta de tus metas y sueños. Me sorprende que son demasiados los casos en que mamá, o papá, se ven obligados a escoger.

¿Por qué?

Tener hijos estaba entre mis sueños. Cuando Dios me concedió la bendición, mis planes para el futuro no se vieron alterados. Todo lo contrario: Valentina me ha servido de motor para luchar aun más por alcanzar mis metas. Por ella, por lo que quiero para su vida.

Estando de maternidad, tomé cursos Online sobre una materia que me interesaba y obtuve mi Certificado. Con la nena pegada a una teta, perdonen mi crudeza, y la laptop en la falda, estudiaba. Ahora, estoy tomando cursos sobre otra materia de interés para crecimiento profesional y no es fácil. Trabajo full-time, tengo esposo y la Valentina ya es "toddler"...se deben imaginar, o conocer por experiencia propia, lo retante que resulta manejar todo a la vez sin volverte loca.


Mis esfuerzos cumplen doble propósito...
"Siempre ve por más. Te amo"

No solo son sacrificios para MI beneficio personal y profesional; sino que contribuyen al legado, por decirlo de alguna manera, que le quiero dejar a mi niña y a sus hermanitos (si es que algún día la cigueña nos vuelve a visitar...). ¿Cuáles?


  • No ser conformista. "Ve por más" es mi mantra y es lo que deseo para ella. Si hay algo que nada ni nadie te puede arrebatar, son tus estudios, tu preparación. Eso vale. Y al final del camino, el sacrificio trae su recompensa.
  • Puedes hacer lo que sea y ser quien sea. Como añade el personaje de Will Smith en la película "The Pursuit of Happiness": "no permitas que nadie te diga lo contrario, ni siquiera yo. Tienes un sueño, tienes que protegerlo".

  • Tus circunstancias NO definen tu futuro. Tu futuro está, primeramente en manos de Dios, y luego en las tuyas. Cosechas lo que siembras. 
  • No dependas de alguien (pareja) económicamente. Esto me lo taladró en el cerebro mi hermano desde niña; "estudia para que tengas tu carrera y nunca tengas que depender de alguien". No me refiero a que ninguno hemos necesitado alguna ayuda económica ante los tiempos tan difíciles que atraviesa el País. Pero es triste, en el año 2016, ver personas que dicen "no puedo dejarlo (a) porque me quedaría en la calle, sin dinero para vivir", y permanecen en relaciones disfuncionales y, en el peor de los casos, abusivas.
  • No permitas que tu pareja arroje piedras en tu camino. Quien te ama, te da alas para volar. Una vez me topé con un artículo que leía "I'm Letting My Wife Go" ("Estoy dejando ir a mi esposa"). No hablaba de divorcio. ¿A qué exactamente se refería el autor? "El amor verdadero no debe limitar el potencial de una persona, debe expandirlo", explica Seth Adam en su pieza, añadiendo que "debo 'dejarla ir' para que persiga sus sueños, continúe su educación y desarrolle sus talentos". Y esto funciona al revés, ¿sabes?
  • Nunca dejes de aprender. Estudia lo que te apasiona, lo que te llame la atención. Es una característica de las personas exitosas: siempre buscan expandir sus conocimientos.
Quedar encinta, convertirnos en padres, no es un "apaga y vámonos". Aunque lo pospongas por un tiempo, sea cual sea la razón, si tienes sueños por cumplir; vuela. ¡Ve por más! No los abandones y nunca te rindas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién decide cuántos hijos debo tener?

Payasos: Los Buenos Somos Más