Featured Post

Soy Mamá y se vale llorar

jueves, 28 de mayo de 2015

Los gatos y el embarazo

Soy la feliz "madre" de una familia gatuna, compuesta de Madison, Melody, Monty, Silvester, Max, Miguel, Gizmo y Monchichi. Sí, soy amante de los animales y, aunque a muchos de ellos intenté conseguirles un hogar, al no lograrlo, no tuve corazón para llevarlos a un refugio de animales. Menos, cuando al llamar a uno, la persona que me atendió admitió que si en dos semanas no eran adoptados... descansa en paz, gatito. ¿El detalle? Estoy embarazada.

Mucho se dice sobre el peligro que representa para una mujer embarazada estar cerca de un gato,
Madison posando para la cámara.
aunque se trate de su propia mascota. Afortunadamente, mis "hijos" son de los que viven en el patio de la casa, pero el asunto no deja de causar cierta incomodidad.

Al enterarme de que estaba encinta, mi contacto con ellos se redujo al mínimo. Precaución ante todo. Pero, hablemos con hechos. Los gatos pueden provocar la propagación de toxoplasmosis.

¿Qué es la toxoplasmosis?

miércoles, 20 de mayo de 2015

Que no te abrumen los comentarios y/o consejos durante tu embarazo

Como toda mamá primeriza, luego de enterarme de que había alguien desarrollándose en mi vientre, me la he pasado mirándome de todos los ángulos en el espejo para ver como va creciendo mi panza. Claro, mientras yo celebraba cada cambio en tamaño, por mínimo que fuera, a cada rato me topaba con quien me decía sorprendido y con ceño fruncido: "¿como vas a tener 7 meses ya? ¡Imposible! ¡Es que es muy pequeña la barriga!". Esto seguido por las historias de "cuando yo tenía ese tiempo...".

En un momento dado los comentarios, que sé no fueron malintencionados, me resbalaban, pero durante esos primeros meses de embarazo eran tan constantes que comenzaron a preocuparme:

-"¿Estaré comiendo lo suficiente?"
-"¿Algo andará mal?"
-"¿Estará bien mi bebé?"

¡5 meses de embarazo! En el Viejo San Juan, Puerto Rico.
Preguntas y más preguntas, comentarios y más comentarios, me tenían en constante estrés, especialmente porque el poder quedar embarazada es algo que varios médicos decían sería cuesta arriba.

Y así, con esa ansiedad, fui a una de mis citas con mi Ginecólogo-Obstetra y le pregunté:

-"Doctor, ¿el tamaño de mi barriga está bien? ¿Es normal?"

Sonriendo, me preguntó:

-"Cuánto tu mides de estatura?"
-"Casi 6 pies, doctor..."

Entonces me explicó que, por ser una mujer tan alta, y naturalmente delgada, la panza no sería enorme o no sería tan evidente en esos primeros meses. Además, cada barriguita es diferente y eso no significa que algo ande mal.

jueves, 14 de mayo de 2015

¿Y esa línea oscura que atraviesa mi panza?

Honestamente, no recuerdo exactamente cuando apareció, pero lo cierto es que mi pancita de embarazada está marcada por una línea color marrón, que pasa del ombligo. ¿Qué es? ¿Debo preocuparme?

Conoce la línea alba

¡Tranquilas, mamás! Esa línea, también conocida como la línea nigra, es normal. ¡Nada por qué alarmarse!

Según la Asociación Americana de Embarazo (American Pregnancy Association), "esta línea oscura se desarrolla en tu pancita durante el embarazo. Es posible que haya estado ahí antes, pero era tan clara que no se notaba. Antes del embarazo, se le llama línea alba. Comprende desde tu ombligo hasta tu hueso púbico. Se oscurece durante el embarazo, adquiriendo el nombre de línea nigra".

Esta línea realmente no es de color negro, tiende a ser color marrón o un poco más oscura. Tampoco es muy ancha y por lo general se hace notar aproximadamente durante el quinto mes de embarazo, oscureciendo un poco más a medida que progresa tu pancita.

¿Qué la causa?

miércoles, 6 de mayo de 2015

La hiperémisis gravídica en el embarazo: ¿qué es?

Nadie dijo que sería un bombito al pitcher...

Siete meses de embarazo y todavía sigo batallando contra la "famosa" mala barriga que no ha cesado...en lo absoluto. Aún es MUY común que vomite todo lo que como, sufra acidez y náuseas severas, súmale a esto las migrañas y los mareos. Hasta culpable me siento cada vez que me echo a llorar porque no aguanto el dolor, pues mi bebé es mi milagro, lo que tanto le pedí a Dios y más agradecida no puedo estar.

Con suero en Emergencias por ataque severo de migraña,
vómitos y deshidratación
Mi doctor me ha recetado varios medicamentos para ayudarme con estos malestares y permitirme "funcionar", por decirlo de alguna manera, pero no han evitado que en muchas ocasiones el dolor no me permita levantarme de la cama. Y, cuando se trabaja a tiempo completo, en un trabajo nuevo, y se tienen otras responsabilidades, estas complicaciones de salud no ayudan a promover el "cero estrés y cero ansiedad" que ordenaron mi Ginecólogo Obstetra y también el especialista en embarazos de alto riesgo que visité hace poco para asegurar que todo anda bien con mi niña.

El malestar ha sido tan terrible que no puedo evitar pensar en aquellas mamis que han sido diagnosticadas con hiperémisis gravídica.