Featured Post

El milagro de vida que la ciencia no percibió

miércoles, 22 de abril de 2015

"Pensé había perdido al bebé"

Mi embarazo se ha caracterizado por ser difícil desde antes de conocer mi estado. Literalmente unos días antes de mi resultado positivo en aquella Sala de Emergencias, me encontraba en una actividad laboral fuera de la oficina. Durante el día había estado sintiendo cierta molestia en el área del abdomen, pero pensé que se debía a que al fin me llegaría la menstruación. Nada por qué preocuparse, andaba "equipada" para ello, todo bajo control. En el espacio de almuerzo, estaba sentada evaluando unas fotografías con una compañera y cuando me levanté para ir a buscar comida...CAOS.

Mi silla, que menos mal era de plástico, estaba manchada con sangre, igual el pantalón de mezclilla (mahón) que llevaba puesto. Ya en el baño, la cantidad de sangre que salía de mi cuerpo era impresionante, alarmante. Por más que intenté remediar la situación, no me quedó de otra que excusarme, montarme en mi guagua y salir disparada para mi casa. La sangre se detuvo al rato, la preocupación no.

Pensé "tal vez es que, por el retraso, mi menstruación llegó con mayor intensidad".

Seguro...

Cuando días después me dijeron en el Hospital que estaba embarazada, pensé: "Dios, si lo estaba, de seguro lo perdí en aquella actividad". A quienes sabían de mi embarazo, les pedí que callaran la noticia. No soportaba que me dijeran cosas como "¿y esa futura mamá?", porque realmente creía que mi vientre estaba vacío. En mi familia hay historial de abortos naturales, ¿ahora me tocó a mi? Lloraba en silencio, tanto orar y tanto esperar para al final, haberlo perdido, pensaba.

No les sorprenderá, entonces, que me bebí las lágrimas de alivio y alegría en aquella primera cita con el Ginecólogo cuando, tras explicarle lo sucedido, me realizó el sonograma y ahí rápido apareció en pantalla mi bebé, su corazón latiendo con fuerzas. Aún recuerdo ese momento y se me llenan los ojos de lágrimas.

A raíz del incidente, tuve que iniciar un tratamiento de Progesterona por unos meses pues, de no hacerlo, corría el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.


¿Qué es un aborto espontáneo?

Según la página Proyecto Bebé, "el aborto espontáneo, también llamado aborto natural, es la pérdida de un embrión o feto por causas no provocadas intencionalmente. El término sólo se aplica estrictamente cuando dicha pérdida se produce antes de la semana 20 del embarazo, denominándose a partir de ese momento parto prematuro (Definición: Wikipedia)Se estima que entre 45% y 70% de los embarazos terminan en aborto espontáneo durante las primeras semanas".

¿Qué papel juega la Progesterona durante el embarazo?

Proyecto Bebé explica que "niveles bajos de la hormona progesterona, ocasionados por una fase lútea corta o insuficiente, pueden retrasar e incluso impedir el desarrollo endometrial, y como consecuencia dificultar la evolución del embarazo".

En adición al tratamiento, mi médico me ordenó cero estrés y cero ansiedad, todo lo que afecta a mamá, afecta a bebé.

Solo familiares y amigos cercanos supieron de mi embarazo cuando alcancé y superé los tres meses de gestación, tiempo en que usualmente se anuncia, por si algo ocurriera antes. En mi trabajo lo notifiqué tan pronto recibí el diagnóstico en el Hospital, para que estuvieran al tanto en caso de cualquier eventualidad.

El resto de mis seres queridos y allegados lo supieron cuando el doctor me informó que podía dejar el tratamiento porque el riesgo inmediato había sido superado, bebé estaba a salvo.

Todavía lloro en cada cita y, acostada en la camilla esperando al Ginecólogo, los nervios se apoderan de mi. Si de entrada el doctor no encuentra los latidos del bebé, mi corazón corre a las millas. Aunque sé que todo está en las manos de Dios, no he logrado deshacerme de esas preocupaciones cuando estoy en la oficina médica.

Por esto, no puedo dejar de hacer énfasis en que, si estás embarazada, le expliques a tu doctor TODO malestar que sientas, todo dolor "extraño", toda molestia y si estás manchando, o haz manchado, sangre. Sé transparente. Que no te queden dudas o preocupaciones cuando salgas de su oficina. Si aun no estás embarazada, sé igual de consistente con tus visitas al Ginecólogo.

¡Abrazos a todas las mamis y futuras mamis! ¡Son unas campeonas!

*Para más información sobre el aborto espontáneo, la progesterona y/o la insuficiencia del cuerpo lúteo, accede a la página de Proyecto Bebé AQUÍ*


IMPORTANTE: 
Este blog, Fuera de Récord, no pretende sustituir, ni jamás sustituirá, la consulta con un profesional de la salud. Visita a tu médico de preferencia.

2 comentarios:

  1. Pero afortunadamente todo va viento en popa y pronto conoceremos a este angelito que llegó a tu vida en el momento perfecto, el momento de Dios. Un abrazoooo!

    ResponderEliminar