Featured Post

Soy Mamá y se vale llorar

miércoles, 29 de abril de 2015

¡Ay, mamá! ¡Cosas que solo una embarazada puede entender!

Que no quede duda, ¡la aventura de ser mamá inicia tan pronto sabes que estás embarazada!

Recuerdo la primera vez que vi a mi pancita moverse. Lo admito, le exclamé a mi pareja: "¿¡viste eso!? ¡Es como si tuviera un alien adentro!" ¡Simplemente hermoso...y extraño!

Luego llegan con mayor frecuencia e intensidad, las patadas, los saltos encima de la vejiga (¿de qué otra manera describimos tener que ir al baño, casi acabando de salir del baño?), entre otras piruetas que nuestro bebé decide hacer dentro de mamá.

Pero, cómo las imágenes valen más que mil palabras, ¡les invito a disfrutar de "29 cosas que solo una embarazada puede entender", cortesía de la página de Facebook, Orgullosa Mamá Joven!


¿Te identificas? ¡Comenta!

*Imágenes utilizadas con la autorización de Orgullosa Mamá Joven. ¡Pueden entrar a su página AQUÍ!*

miércoles, 22 de abril de 2015

"Pensé había perdido al bebé"

Mi embarazo se ha caracterizado por ser difícil desde antes de conocer mi estado. Literalmente unos días antes de mi resultado positivo en aquella Sala de Emergencias, me encontraba en una actividad laboral fuera de la oficina. Durante el día había estado sintiendo cierta molestia en el área del abdomen, pero pensé que se debía a que al fin me llegaría la menstruación. Nada por qué preocuparse, andaba "equipada" para ello, todo bajo control. En el espacio de almuerzo, estaba sentada evaluando unas fotografías con una compañera y cuando me levanté para ir a buscar comida...CAOS.

Mi silla, que menos mal era de plástico, estaba manchada con sangre, igual el pantalón de mezclilla (mahón) que llevaba puesto. Ya en el baño, la cantidad de sangre que salía de mi cuerpo era impresionante, alarmante. Por más que intenté remediar la situación, no me quedó de otra que excusarme, montarme en mi guagua y salir disparada para mi casa. La sangre se detuvo al rato, la preocupación no.

Pensé "tal vez es que, por el retraso, mi menstruación llegó con mayor intensidad".

Seguro...

Cuando días después me dijeron en el Hospital que estaba embarazada, pensé: "Dios, si lo estaba, de seguro lo perdí en aquella actividad". A quienes sabían de mi embarazo, les pedí que callaran la noticia. No soportaba que me dijeran cosas como "¿y esa futura mamá?", porque realmente creía que mi vientre estaba vacío. En mi familia hay historial de abortos naturales, ¿ahora me tocó a mi? Lloraba en silencio, tanto orar y tanto esperar para al final, haberlo perdido, pensaba.

No les sorprenderá, entonces, que me bebí las lágrimas de alivio y alegría en aquella primera cita con el Ginecólogo cuando, tras explicarle lo sucedido, me realizó el sonograma y ahí rápido apareció en pantalla mi bebé, su corazón latiendo con fuerzas. Aún recuerdo ese momento y se me llenan los ojos de lágrimas.

A raíz del incidente, tuve que iniciar un tratamiento de Progesterona por unos meses pues, de no hacerlo, corría el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

miércoles, 15 de abril de 2015

¿Embarazada y no lo sabes? ¡Conoce algunos de los síntomas!

Recordando esas semanas antes de que me dieran el notición de que estaba embarazada, ya estaba experimentando unas señales de que vendría visita. Por supuesto, no registré esa posibilidad por razones que ya conocen, pero ahora reconozco que era casi obvio.

¿Cuáles eran?

-Dolor en los senos y otros síntomas de que estaba por caer en menstruación. Recuerdo haberle comentado a mi pareja un día: "estoy loca por que me baje ya, no soporto esta molestia". Como soy irregular, no le di mayor importancia al retraso, ni al hecho de que la molestia era más intensa que en el pasado.

-Un mal humor insoportable. Todo, TODO me molestaba. A veces eran cosas tontas pero, aunque reconocía que el coraje no era justificado, no podía evitar sentirlo. Si no estaba malhumorada...

domingo, 12 de abril de 2015

Si no diste a luz por parto natural...realmente NO diste a luz

Este es el mensaje que un grupo en Facebook llamado "Discípulos de la Nueva Era" está intentando promover y que ha causado cierta controversia, con algunos medios de comunicación reseñando la historia. Al parecer, de acuerdo con este grupo, una mujer que atraviesa el proceso de parto natural es "superior" a quien, por alguna razón, tuvo a su bebé mediante cesárea.

El grupo, fundado en 1956 y dirigido por un tal Padre Patrick Embry, según su página, también condena el uso de Fórmula para Bebés, entre otras cosas.








Supe sobre esta "campaña" luego de leer un artículo publicado en un medio noticioso e inmediatamente lo compartí en mi página de Facebook, tras visitar por mi cuenta esa página controversial. Como aun no me ha tocado dar a luz, no pensé en escribir sobre esto, pero el tema se quedó conmigo. ¿Cómo se puede juzgar a una mamá por no poder dar a luz de forma natural? ¿Y si la vida del bebé o la suya están en peligro? ¿Qué de todas las complicaciones que pueden surgir durante el proceso de parto?

miércoles, 8 de abril de 2015

¡Sorpresa! ¡Estás embarazada!

Tanto planificar a través de los años cómo le daría la noticia a mi "gordo" de que tendríamos un bebé y se enteró estando medio sedado en la Sala de Emergencias del hospital más cercano...y yo con suero en la camilla del lado. Tremendo.

Había visitado varios médicos excelentes y el pronóstico nunca fue muy alentador. "Tienes múltiples quistes en tus ovarios. No podrás quedar embarazada sin someterte a algún tratamiento". "Ovarios Poliquísticos", leían los resultados de uno de los sonogramas.

Mi "gordo", quien soñaba con tener juntos un bebito, me repetía: "será cuando DIOS disponga. Olvídate de lo que digan los doctores". 

Pero los años pasaban...

Hasta que llegó noviembre 2014. De pronto comencé a enfermarme. Estaba atrasada, bueno, según mis estándares, porque la Tía Período realmente me visitaba cuando le daba la gana, acompañada con unos dolores inhumanos. En un momento pensé "¿estaré embarazada?", pero rápido lo descarté, eso no era posible...



Llevaba días con vómitos que no cesaban y el dolor en la boca de mi estómago era horrible, tanto así que no podía ni enderezarme para caminar. Sin contar que mi cabeza quería explotar. Mi "gordo" estaba muy mal de salud y en necesidad de atención médica. Un domingo llamamos al Sistema de Emergencias 9-1-1.

¡Poco más de 8 semanas!
Y ahí nos encontrábamos, combinados con nuestros respectivos sueros, cuando horas después el médico se me acerca con los resultados de mis pruebas de sangre y una noticia: estás embarazada.

"¿Perdón? Eso no es posible. Me dijeron que no era posible, no sin tratamiento...", le respondí con el corazón a las millas y los ojos gigantes.

"Pues, sí. Y tienes poco más de 8 semanas". 

Me bajé de mi camilla, aun con los sueros puestos, me acerqué a mi "gordo", quien no se había enterado de nada,  y le susurré: "Tengo la gastritis descontrolada, pero me dice el médico que en 9 meses se me arregla".

Y fue así, entre el olor a desinfectante, el entra y sale de pacientes, médicos y enfermeras y el bullicio de una Sala de Emergencias, que, ambos adoloridos, nos enteramos que tendríamos visita en unos meses.

No quería que este blog fuera demasiado largo, pero deseaba compartir mi experiencia con todas esas amigas, compañeras y hasta desconocidas que han recibido diagnósticos similares y sueñan con ser mamis. No pierdan la fe. La última palabra la tiene DIOS.

"Lo que es imposible para el hombre..."

¡Abrazos!